Lugares de interés

Barrio de Camino o del Convento

Barrio de Camino o del Convento

El barrio de Camino, hoy también conocido por Barrio del Convento, constituye el núcleo originario del municipio. En él encontraremos varias casonas del linaje de los Camino. Casona de Camino, primitiva torre del solar de su apellido y la de mayor antigüedad de todos las que citaremos. Es una torre, situada sobre un alto y rodeada de una muralla, en la actualidad muy rebajadas. En este mismo lugar podemos observar la Casona de Camino-Isla.

Barrio de Gargollo

Barrio de Gargollo

Para terminar con este rápido recorrido por los solares ilustres de Bareyo nos acercaremos al barrio de Gargollo, situado junto a la carretera que nos lleva de Güemes a Galizano. En él seremos testigos de la belleza de varias casonas construidas entre los siglos XVII y XVIII que exhiben en sus fachadas los escudos de armas de las familias Cereceda, Monasterio y Cueto.

Cabo de Ajo

Cabo de Ajo

Este Cabo es el punto geográfico más al norte de Cantabria. Famoso cabo, con impresionantes vistas, desde donde se divisa, por un lado la Bahía de Santander; y por el otro, la Ría de Castellanos o Ajo, como telón de fondo la Cordillera Cantábrica. En el extremo norte del cabo, y protegiendo a los barcos de los abruptos acantilados, El Faro de Ajo, nos sorprende por su solidez, durante la noche su haz de luz es visible a 17 Km de la costa. Faro de Ajo fue transformado en un Museo dedicado a este excepcional accidente geográfico de la costa cantábrica, recreando su atalaya de avistamiento ballenero y un área de interpretación de los cetáceos cantábricos.

Casona de Carre

Casona de Carre

En el barrio de Lurcía, junto a la carretera que nos conduce al faro y las playas, tendremos oportunidad de admirar al menos 5 casonas, destacando entre todas ellas la conocida como "La Casona", construida en el siglo XVII por Francisco de Camino, con el legado de su hermano el inquisidor Apostólico de Sevilla Don Pedro de Camino y Sáinz de Mijarazo. Consta de una hermosa torre de tres cuerpos y aparatosa portada de sillería en arco escarzano. Tiene capilla propia, la primera del lado de la Epístola en la parroquial de Ajo, con un magnífico calvario del siglo XVII. Junto a esta y también junto a la carretera hallaremos la Casona de Cuesta-Camino, con escudo de estos linajes.

Casona de Cubillas

Casona de Cubillas

En el barrio de Cubillas, junto a la carretera encontraremos, la Casona de Cubillas-Vélez de Hontanilla, cuya construcción data del siglo XVI Torre de sillería, cuyo cuerpo superior contiene arco de medio punto en sus fachadas. Portada de sillería en arco escarzano y escudos de Solórzano y Cubillas.

Casona de la Peña

Casona de la Peña

Entre las casos ilustres que podemos encontrar en el barrio de la Peña destaca la Casona-Palacio de Vélez Hontanilla, también conocida como la Casona-Palacio de la Peña a la que adosó una casona y una torre Don Pedro Alonso del Carre a finales del siglo XVII. Tiene una portada en arco escarzano, y en la torre un aparatoso escudo con leones por tenantes y armas de Cubillas y Vélez Hontanilla, Camino, Carrera y Solórzano en punta, que oculta un magnífico oratorio. Actualmente alberga un hotel.

Casona de Llabad Camino

Casona de Llabad Camino

También en Lurcía podremos contemplar la Casona de Llabad Camino, mandada construir por Don Pedro de Llabad Camino, Tesorero y Secretario de la Inquisición de Navarra, con sede en Logroño. Es obra de 1640. Fue heredada por el Señor y Mayor de la Casa de Güemes, sobrino del Secretario de la Inquisición. Hay que destacar su magnífica portada con arco escarzano, con frontón partido y arco sin labrar. Lao fachada de la casa tiene dos escudos con las armas de Güemes-Sota el uno, y las de Camino, Güemes y Zorrilla el otro. Cerca de la portada, ya en el exterior; observaremos la ermita de San Juan Evangelista, perteneciente a la propia casa, con escudo muy borrado y armas de Güemes-Sota. A esta casa pertenecía también la segunda capilla del lado del Evangelio de la iglesia parroquial de Ajo, con magnífico enterramiento, aparatoso escudo y estatua orante del Secretario Llabad Camino. Finalmente en Lurcía podemos visitar la Casona de Arredondo-Cubillas, también con portada en arco escarzano y gran escudo de armas sostenido por dos leones empinantes, y cuarteles de los linajes Arredondo, Cubillas, Zorrilla y Camino.

Casona de Villanueva

Casona de Villanueva

En el barrio de Barrio de Ajo y asentada frente a la Casa Consistorial podemos contemplar la Casona-Palacio de Villanueva que conserva la torre gótica del linaje de Barrio de Ajo, la edificación más antigua del municipio que aún continua en pie. El conjunto está rodeado por una espléndida casona del siglo XVII, construida por Domingo Villanueva y Castillo. En su fachada podemos contemplar un hermoso escudo de armas del linaje de los Castillo, con leones por tenantes, siendo su estado de conservación espléndido. No lejos de esta encontraremos la Casona de Cubillas, construida a principios del siglo XVI por el citado linaje y cuyo escudo labrado es visible en la fachada. Consta de bella portada en arco de medio punto y una cerca construida por lajas y rematada por almenas.

Convento de San Idelfonso

Convento de San Idelfonso

Situado en el llamado barrio de Camino o del Convento. Edificio realizado en 1587, del que queda la iglesia con retablo de piedra, obra de Rodrigo de los Corrales Isla y el mausoleo con la estatua orante de alabastro y arenisca del fundador don Alonso de Camino, obra del escultor Pedro Gómez. Es de destacar la fachada, de mampostería y sillería, con zagúan al que se accede por tres arcos de medio punto apoyados en pilastras. Consta de ventanas en el primer piso y el escudo de los Camino, fundadores en 1587 del convento. A excepción de esta fachada, el resto del edificio no se encuentra en muy buen estado, aunque merece lo pena visitarlo ya sea sólo por ver el hermoso paraje en que se encuentra situado.

El Valle de Güemes

El pequeño valle de Güemes, el área interior del municipio, merece una especial escapada a conocer sus verdes prados y sus miles de arroyos. Desde cualquiera de sus montes podemos disfrutar de unas inmejorables vistas del cantábrico.

Páginas